"LO IMPORTANTE ES ENSEÑAR A PENSAR"

Entrevista a Javier Firpo:
Javier FirpoEn un reportaje exclusivo para Síntesis Educativa, Javier Firpo, Director de Intel Educación para América Latina, se explaya sobre la importancia de la tecnología en los procesos educativos, las capacidades que alumnos y docentes deben poner en juego, la articulación entre escuela y trabajo, la formación docente, y las acciones que la empresa para la que trabaja desde 2003 lleva adelante con el fin de promover la integración de las TIC a la enseñanza y estimular en los estudiantes la adquisición de las "habilidades del siglo 21".
Síntesis Educativa: Tu presentación en el Webinar de IIPE-Unesco que tuvo lugar a fines de 2010 se tituló "Siglo 21, desafíos educativos en tiempo de cambios", y allí planteaste que el ambiente laboral al que se enfrentarán los alumnos del presente es una gran incógnita. Si uno evoca la situación educativa hace treinta o cuarenta años, está claro que pocos avizoraban entonces la realidad tecnológica que vivimos hoy, y que en aquellos tiempos no parecía importante adecuar la enseñanza a las necesidades del futuro porque, de algún modo se pensaba que, sin importar los cambios que el progreso pudiera traer, las bases culturales, la idiosincracia, los valores y las costumbres escolares iban a ser preservadas, o a lo sumo liberalizadas. ¿Qué es, en tu opinión, lo que ha hecho que el futuro, ignoto por definición, acabe por imponernos "su agenda" y de una manera tan concreta amenace a los sistemas educativos que fueron históricamente concebidos para reproducir la cultura y el conocimiento, y no para reinventarlos?
Javier Firpo: Esto surge de una encuesta que se hizo en EEUU y de la que participó Intel, y que estuvo a cargo de "Partnership for 21st Century Skills". A fines de los '90 esta organización se propuso investigar cuáles eran los desafíos del siglo 21 para los sistemas educativo, y un aspecto de estas investigaciones, que tiene que ver con tu pregunta, es el análisis que se hizo sobre la rapidez con que están cambiando los puestos de trabajo, las posiciones de trabajo.
Cuando nosotros estudiábamos para maestros, sabíamos que íbamos a trabajar de maestros, y cuando nos recibíamos de abogados sabíamos que íbamos a trabajar en los tribunales, y si estudiábamos para médicos íbamos a ejercer como médicos. Lo que está pasando ahora es que, más allá de las carreras, son las posiciones de trabajo las que están cambiando. Cuando uno se fija en los anuncios de búsqueda laboral en los periódicos, puede verse que ya no alcanza con ser médico, contador, maestro o abogado, y que además de un título universitario lo se está solicitando de los empleados son precisamente eso que se llama "habilidades del siglo 21".
Pero sin llegar a lo profesional, basta analizar lo que nos pasa diariamente: cuando estamos contratando una niñera para nuestros hijos, o un empleado administrativo, seguramente buscamos que posea algunas de estas habilidades. Si sabemos que un jardinero no va a cumplir con sus horarios, o si la niñera no tiene capacidad para resolver problemas en una emergencia, no vamos a contratarlos. Este es el tipo de habilidades a las que me estaba refiriendo.
Además, del estudio que acabo de mencionar surge que la evolución de los puestos de trabajo ha ido cambiando en la última década cada cinco o seis años. Esto significa que, si hace seis años iniciaste una carrera de ingeniero, y pensabas que hoy, en 2010, al terminar los estudios, te iban a contratar por lo que aprendiste hace seis años, estabas equivocado. Muchas de las posiciones de trabajo que hoy se requieren no existían en el año 2004.
Lo que los empleadores van a pretender, y ya lo están haciendo, es que el empleado que contratan sepa pensar, trabajar colaborativamente, solucionar problemas complejos, que sea innovador, creativo, que tenga capacidad de autogestión, y muchas otras cosas. Por eso yo me pregunto, ¿qué hago cuando todavía hay docentes y profesores universitarios que se ajustan a la currícula sabiendo que no incluye estas habilidades que son tan necesarias para desempeñarse en los ambientes laborales del futuro?
SE: Estamos de acuerdo en que estas habilidades no eran promovidas por la escuela del pasado, y que, en el mejor de los casos, dependía de cada individuo apropiarse de ellas o no. Ciertamente no existía una currícula que promoviera el pensamiento crítico o la resolución de problemas como herramientas intelectuales, aunque podríamos debatir sobre si estas habilidades no eran tan importantes antes como ahora. Pero quiero interrogarte sobre las causas. ¿Qué es lo que ha sucedido para producir el cambio que nos estás describiendo?
JF: Cuando una persona se preparaba para un trabajo a principios del siglo XX lo que tenía que saber era leer, escribir, firmar, y después un oficio. Podía ser panadero, zapatero, obrero en una fábrica, chofer, empleado... No se necesitaban grandes habilidades más allá de las manuales.
                              Copyright 2011, Síntesis Educativa. Sábado 19 de Febrero de 2011

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
AVISO
Los documentos de esta página han sido tomados de varios sitios públicos de internet. Si alguien considera que alguno de estos no debería estar en este sitio, favor comunicármelo y este será retirado. Estos archivos deben ser tomados como consulta y sin fines comerciales, si desea tener el original de la fuente consultada, contacte la editorial o link correspondientes. Las imágenes fueron descargadas del buscador de google o son las que acompañan las publicaciones originales.