ELEGIR BUENOS LIBROS

Encuentren aquí una serie de criterios para identificar la literatura infantil de mayor calidad literaria. Se trata de criterios en tanto opiniones y no conocimiento.



 
El libro se lee tanto por niños como adultos. Un criterio para seleccionar literatura infantil es que puede ser leída y disfrutada por grandes y adultos porque apela a estructuras esenciales de la condición humana –es universal- y acarrea bagaje cultural (en otras palabras, no es literatura ‘light’ o ligera). Muchos textos originalmente escritos para adultos como Robinson Crusoe demostraron capacidad de conexión con la infancia y quedaron consagrados como clásicos. Asimismo, clásicos del presente como la Tetralogía de Terramar de Úrsula Le Guin (EEUU, 1929-) es disfrutada ampliamente por adultos
Volver
El libro perdura en el tiempo. Otro criterio para seleccionar literatura infantil es que perdure en el tiempo, porque prueba su valor cultural y permite al lector, en muchos casos, acceder a mitos, imágenes, recuerdos colectivos que lo habilitan a tener un diálogo intergeneracional y un anclaje de identidad cultural y nacional. Estos libros, como Don Quijote (Cervantes, 1606), vencen el paso del tiempo porque conservan actualidad o porque en un momento histórico determinado narraron algo de una forma tal que se convirtieron en textos representativos de una época, corriente de pensamiento o desarrollo particular de la disciplina literaria.
Volver



El libro brilla por la forma. Un libro no se define sólo por qué cuenta sino por cómo lo cuenta –cómo presenta, estructura y estiliza su material - o dicho de otra manera, por su forma. La forma condiciona la recepción del texto por parte del lector y es, en gran medida, responsable de generar una recepción afectiva, íntima y privilegiada del texto, razón por la cual solemos decir que la buena literatura conmueve. En la historia de la literatura los temas se repiten; lo que varía, y allí radica la diferencia de calidad, es la manera de contarlos, su enunciación.
Volver


El libro provoca un placer difícil. Otro criterio para seleccionar literatura infantil es que presente esa densidad que deja una impronta en el lector más allá del entretenimiento placentero e inmediato, volviéndose un placer duradero que se evocará en situaciones determinadas a lo largo de la vida y que moverá al lector a buscar nuevos libros que serán nuevos entretenimientos y nuevos placeres sutiles y difíciles. La gran literatura es capaz de provocar una cierta angustia, por oposición a la literatura ‘light’. Sus textos no confirman sino que mueven nuestras ideas y sentimientos.
Volver

El libro invita a la reflexión. Un último criterio para seleccionar literatura infantil es que promueva la reflexión y ejercite la imaginación de modo que nuestra mente amplíe sus confines y adquiera la capacidad de pensar creativamente los conflictos y obstáculos con los que se topa. Este punto está íntimamente ligado con el anterior, pero en lugar de enfocar el placer de la lectura, se concentra en las reflexiones a que la gran literatura nos invita. Para Harold Bloom, la literatura es una provocación a la grandeza; nos hace crecer como individuos, nos presta amplitud y profundidad. Nos ofrece vías de exploración, comprensión y aceptación de modos de vida ya que promueve la identificación con personajes y contextos ajenos.
Volver

Por Clara Levin, Lic. en Letras.
volver

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
AVISO
Los documentos de esta página han sido tomados de varios sitios públicos de internet. Si alguien considera que alguno de estos no debería estar en este sitio, favor comunicármelo y este será retirado. Estos archivos deben ser tomados como consulta y sin fines comerciales, si desea tener el original de la fuente consultada, contacte la editorial o link correspondientes. Las imágenes fueron descargadas del buscador de google o son las que acompañan las publicaciones originales.