En Francia, un exitoso diario para chicos desafía al mundo digital

Mon Quotidien, para lectores de 10 a 14 años, llega a 60.000 suscriptores con noticias y juegos

En Francia, un exitoso diario para chicos desafía al mundo digital
La tapa de Mon Quotidien y el despliegue gráfico de las notas en las páginas internas 













John Tagliabue
The New York Times

PARIS.- Cuando Elisa Cammarota vuelve a casa de la escuela, arroja al suelo su mochila y se dedica a leer su diario de cabo a rabo. También lo hace Anthony Azoulay, aunque él se concentra en los artículos sobre fútbol y en las páginas con grandes fotografías. Elisa y Anthony tienen 10 años, y empiezan a cursar el quinto grado en el próximo otoño europeo. Los dos son suscriptores regulares de uno de los más populares periódicos cotidianos de Francia.
Se trata de Mon Quotidien (Mi Diario), un periódico para chicos de entre 10 y 14 años, nacido en 1995, con tanto éxito -en su tercer año de existencia alcanzó una circulación de 50.000 ejemplares- que los socios fundaron otros dos diarios, Petit Quotidien (El Pequeño Diario), para chicos de entre 7 y 10 años, y L´Actu , (algo así como Los Titulares), para adolescentes entre los 14 y los 17 años. La combinación de contenido con una hábil estrategia de marketing ha llevado la circulación de los tres diarios a los 165.000 ejemplares.
Los periódicos, que aparecen todos los días salvo los domingos, son una mezcla de noticias vívidas y llenas de color, fotografías, tiras cómicas y series de acertijos y preguntas. Un ejemplar reciente de Mon Quotidien llevó en tapa una foto y una nota del pulpo Paul, el cefalópodo que vaticinó con éxito los ganadores de los partidos del Mundial de fútbol de 2010. Otro número estuvo dedicado al diminuto auto nuevo que se exhibió en la muestra automovilística de Berlín, que se pliega para poder guardarlo en espacios pequeños.
Una anomalía en el mercado En una época en la que muchos chicos son adictos a las computadoras, los iPods y los iPads -y en la que los periódicos sienten esa presión-, Mon Quotidien parece una anomalía, más aún en Francia.
Pese al gran nombre de periódicos como Le Monde y Le Figaro , los franceses leen cada vez menos los diarios. Según las estadísticas, en Francia se vende la mitad de diarios que en Inglaterra o Alemania, y el porcentaje de lectores es particularmente bajo en el segmento de los más jóvenes. Sólo el 10% de los jóvenes de entre 15 y 24 años leían un periódico pago en 2007, la última vez que el gobierno hizo una encuesta, un porcentaje que se había reducido a la mitad respecto del 20% de una década antes.
Como parte de su estrategia de marketing, Mon Quotidien invita a varios de sus lectores a la redacción a editar el diario dos veces por semana, exceptuando la tapa, pero permitiéndoles elegir los artículos de las otras siete páginas.
En una de las últimas reuniones, la editora nacional, Caroline Hallé, propuso un artículo sobre una escuela británica que había comprado halcones para ahuyentar a una plaga de gaviotas que estaban ensuciando y arruinando las instalaciones. También propuso la noticia sobre el reciente descubrimiento de algunos buzos que encontraron champagne francés que el rey Luis XVI había enviado al zar de Rusia, pero que había quedado sepultado en el mar cuando el barco que transportaba las botellas se hundió en el mar Báltico.
François Dufour, de 49 años, el editor y fundador de la publicación, propuso un artículo que, según creía, provocaría la aprobación de los chicos: los periódicos británicos informaban que los científicos habían descubierto cuál había existido primero, si el huevo o la gallina. Su idea fue recibida por rostros absolutamente inexpresivos. "Nosotros proponemos y ellos eligen", dijo Hallé, de 34 años, quien ingresó en el periódico hace nueve años, después de haber trabajado en un sitio de noticias en Internet.
"Es algo muy bien hecho", afirmó Françoise Dargent, crítica literaria de Le Figaro cuyas dos hijas mayores, de 11 y 13 años, son ávidas lectoras. "Es una manera de que los chicos estén informados y desarrolla en ellos una buena predisposición para la lectura." Sin embargo, no hay señales de que Mon Quotidien y sus diarios hermanos estén generando lectores de periódicos a largo plazo. Con cada grupo etario sucesivo de lectores, el número de suscriptores disminuye. Petit Quotidien tiene 75.000 suscriptores; Mon Quotidien , 60.000, y L´Actu, sólo 30.000.
La empresa editora tiene otra estrategia. "Cada mes de septiembre enviamos 15 millones de ejemplares gratuitos a todos los maestros de Francia, 30 ejemplares a cada uno. Eso es el 90% de los 5 millones de euros que gastamos en marketing directo", dijo Dufour. Los chicos conocen el periódico en la escuela y después piden a sus padres que les paguen una suscripción.
En ese nivel, los periódicos siguen siendo redituables, pero aumentar la circulación produciría pérdidas, agregó Dufour. Los periódicos sólo se venden por suscripción, porque eso evita mantener bajos los costos de distribución. Más aún, asegura que piensa resistir la presión del mundo digital. "No hacemos nada en Internet", dijo Dufour, aunque Mon Quotidien tiene un programa online gratuito de cinco minutos de noticias. "Los padres no querrían pagar por eso", afirmó.
Traducción de Mirta Rosenberg
CLAVES
  • Alcance. Mon Quotidien sale de lunes a sábados, en tres ediciones regionales, y llega a 60.000 suscriptores de entre 10 y 14 años.


  • Material. El contenido es una mezcla de noticias (la ciencia, la tecnología y los temas sociales son preferidos), curiosidades, historietas y juegos.


  • Subproductos. Sus creadores fundaron Petit quotidien, para chicos de 7 a 10 años, y L?Actu, para adolescentes de 14 a 17. Los tres periódicos totalizan 165.000 ejemplares. 

LA NACIÓN-Jueves 29 de julio de 2010 -Noticias de Cultura

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
AVISO
Los documentos de esta página han sido tomados de varios sitios públicos de internet. Si alguien considera que alguno de estos no debería estar en este sitio, favor comunicármelo y este será retirado. Estos archivos deben ser tomados como consulta y sin fines comerciales, si desea tener el original de la fuente consultada, contacte la editorial o link correspondientes. Las imágenes fueron descargadas del buscador de google o son las que acompañan las publicaciones originales.