Abuela Nancy "Nany"



Abuela Nancy "Nani" Hola a todos! Yo soy la abuela Nancy, pero me gusta que me llamen simplemente: "abuela".Yo nací a fines de la década del ‘20...sí sí, hace ya como 80 y piquitos de años, como sus abuelos o bisabuelos seguramente. Viví toda mi vida en el barrio de Núñez, junto a mi mámá, mi papá y mi hermano Josecito que era 3 años menor que yo. Mi casa estaba a unas cuadritas nomás de donde está la cancha de River, que seguro muchos de ustedes la conocerán. En esa época, aunque les cueste creerlo, cuando era chiquita como ustedes, mi mamá no me mandaba a comprar leche al supermercado. No, no, no, me decía que espere a Don Faustino que venía con su vaca (a la que bauticé Margarita) y le hiciera llenar el Jarro lechero. Todos los martes, a 11hs aprox. Pasaba Don Rafael que vendía telas, botones, lanas, cintas, puntillas…. Y todas esas cosas lindas que cuando a mamá le sobraban yo aprovechaba para hacerle vestiditos a mis muñecas… Además, para que se den una idea, mi barrio taaaan tranquilo que con mis vecinitos nos la pasábamos todas las tardes en la vereda jugando, siempre y cuando no lloviera, claro! Jajaja. Allí nos encontrábamos todos, las nenas y los nenes, los más grandes y los más chiquitos, y mientras los varones jugaban competencias con sus baleros, nosotras jugábamos a la rayuela o al elástico. Mi hermano Josecito tenía una balero de madera con tachas, y los que no, se lo armaban con un palito y una lata. Pero ojo! No todos los juegos eran para jugar en la vereda después de tomar la chocolateada! Había algunos, que como eran chiquitos, los llevábamos a la escuela para jugar en los recreos, como el yo-yo y las bolitas. Josecitocon el Yo Yo era el mejor! Cuando volvíamos de camino a casa siempre lo hacía dar vueltas y vueltas... parecía estar en un circo haciendo miles de piruetas. Aunque la verdad, la verdad, mi hermano era muy habilidoso con esas cosas porque con el trompo también hacía maravillas. Ahora los venden de plástico y hasta algunos tienen pilas para que funcionen solos, pero el de él era de madera, como todos los que usábamos cuando éramos chicos. Yo nunca pude aprender a usarlo muy bien. Los que mejor lo usaban, podían hacer que el trompo bajara una escalinata sin dejar de dar vueltas y vueltas... era increíblemente divertido. La verdad, la verdad (con nostalgia) que cuando yo era chica no había tiempo para aburrirnos…Y ¿A ustedes les gusta jugar? Pero claro, ¿a qué chico no le gusta jugar? .... Ups!!! suena el teléfono... Voy a ver quien será... después les sigo contando.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
AVISO
Los documentos de esta página han sido tomados de varios sitios públicos de internet. Si alguien considera que alguno de estos no debería estar en este sitio, favor comunicármelo y este será retirado. Estos archivos deben ser tomados como consulta y sin fines comerciales, si desea tener el original de la fuente consultada, contacte la editorial o link correspondientes. Las imágenes fueron descargadas del buscador de google o son las que acompañan las publicaciones originales.